¿Qué es el síndrome post vacacional?

¿Qué es el síndrome post vacacional?Hasta hace pocos años nadie hablaba de las dificultades de volver al trabajo como si de una enfermedad se tratara. Ahora es una queja cada vez más frecuente. Volver a coger la rutina a veces genera tristeza, cansancio o angustia ya que durante las vacaciones se pierden los hábitos, los horarios y nos relacionamos  de otra forma con las personas que nos rodean.

Encuestas elaboradas por la empresa de trabajo temporal Randstad, establecen que en España, más de la mitad de los trabajadores admite padecerlo. Es más, explica que el perfil típico del afectado es mujer, de entre 30 y 44 años y con estudios universitarios. Suelen ser personas que trabajan de cara al público y que ya tenían una situación negativa en el trabajo o bien sufren una patología previa ansiosa o depresiva. Puede  afectar más a quien está por encima en la jerarquía laboral, ya que tienen mayor responsabilidad. También afecta a aquellas personas insatisfechas con su actividad o con un trabajo inestable que pueden perder. Los que van a asumir una mayor responsabilidad, como los que tienen personas a su cargo, son los más propensos.

Los niños más pequeños pueden tener estrés por la vuelta al colegio pero hay menor riesgo de depresión.

La presentación mas frecuente de este cuadro es sentir a la vuelta de vacaciones un cuadro de debilidad generalizada y cansancio. Puede haber problemas de insomnio o una somnolencia importante a lo largo del día. La capacidad de concentración disminuye, así como la capacidad de tomar decisiones. Puede parecer imposible organizar la agenda y poner en marcha todas las gestiones o encargos propuestos.

Puede sentirse una sensación de desidia y hastío. En otras ocasiones,  aparece una sensación de angustia vital que puede llevar a un bloqueo en el cual la persona que lo presenta es incapaz de tomar cualquier decisión. Por ello, puede iniciarse un verdadero círculo vicioso en el cual el trabajo se va acumulando.

Pero cada vez hay mas voces que atribuyen ese malestar a las circunstancias actuales del trabajo y a la forma ambivalente en la que nos relacionamos con él. El trabajo tiene una dimensión de rendimiento, de desarrollo de una tarea y una dimensión de participación en un grupo a través de los lazos afectivos que se crean entre las personas. El exceso de competitividad, las situaciones de mobbing o acoso laboral, las larguísimas jornadas laborales que algunas organizaciones fomentan, las dificultades para compatibilizar la vida personal con las exigencias de horarios muchas veces cambiantes, los periodos frecuentes que la persona debe ausentarse del hogar en viajes, reuniones, los dead lines imposibles…crean una situación de estrés que es mas difícil de asumir cuando se ha estado durante las vacaciones en otra realidad.

Algunos consejos

En el entorno laboral

A la vuelta del trabajo es importante realizar una primera reunión informal para tener una visión general de lo que ha sucedido durante la ausencia, es necesario organizarse estableciendo un orden de prioridades para, realizar una planificación adecuada de las actividades pendientes. Se recomienda estructurar progresivamente las responsabilidades para que el rendimiento aumente de forma gradual y adoptar una actitud positiva, manteniendo la concentración en los pasos inmediatos. No hay que llevarse el trabajo a casa.

Revalorizar los aspectos no económicos de la vida

Mantener relaciones afectivas sólidas, con familiares, amigos, en el barrio, fuera del entorno laboral.

Compatibilizar el trabajo con alguna otra actividad de ocio o hobby que se pueda realizar de forma habitual y en equipo, preferiblemente

Es aconsejable no alargar las vacaciones hasta el último día, pues la vuelta al trabajo puede resultar menos traumática que si se tiene una incorporación al trabajo mas progresiva. Es mejor volver de forma gradual  a la rutina. Disfrutar del tiempo compartido con amigos.

Hacer algún tipo de ejercicio moderado, mejor si es al aire libre, nos ayuda a liberar endorfinas y por lo tanto a descansar mejor, lo que repercutirá de forma positiva en nuestra tarea de volver a nuestros hábitos de sueño.

A continuación te dejo un enlace a otro artículo sobre vacaciones en familia.

 

Comparte en tus redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone